dissabte, 19 de febrer de 2011

Lola (Abuela)

El cineasta filipino que con tan sólo 24 años optó a la palma de Oro en Cannes, compitiendo con pesos pesados como Clint Eastwood, Steven Soderbergh o los hermanos Dardenne, llega a España con su última película, Lola, una historia en la que se habla del valor de la justicia en la humanidad a través de dos ancianas y el crimen que las relaciona y las pone a prueba. Una historia universal del amor de una abuela -dos en este caso-, a su nieto.
 
 “Lola significa “abuela” en tagalo. Los filipinos respetan a sus mayores, especialmente a los abuelos. El respeto hacia los mayores es algo de lo que puede enorgullecerse el pueblo filipino hoy y durante los años venideros. Los abuelos siguen teniendo un papel de gran importancia en la familia y los lazos familiares de los filipinos son muy fuertes. Si los padres no están, los abuelos cuidan de los nietos. A menudo los tratan mejor de lo que trataron a sus hijos, hasta el punto de mimarlos demasiado” – nos cuenta el cineasta.
 
El detonante de la historia que narra Mendoza en Lola es el crimen del nieto de Abuela Sepa. A pesar del dolor que le produce este acto de violencia, la anciana debe ocuparse del entierro. Ella y su familia son pobres y no tienen suficiente dinero para comprar un ataúd y pagar a un letrado para que se ocupe de la denuncia contra el acusado. Pero Abuela Sepa está dispuesta incluso a pedir un préstamo al banco para darle un entierro decente a su nieto.
 
Este periplo por hacer justicia ante el crimen de su nieto la pone en relación con la abuela del supuesto criminal, llamada Puring, que está decidida a sacar a su nieto Mateo de la cárcel, aunque le acusen de haber matado sin razón al nieto de Abuela Sepa. Pero la anciana es pobre y no dispone del dinero necesario para la fianza. Cada vez que va a verle y le lleva comida decente, se le rompe el corazón al verle consumiéndose detrás de los barrotes con otros en su misma situación.
 
A primera vista, las dos abuelas deben enfrentarse. Ambas son frágiles y pobres, y cada una quiere hacer lo mejor para su nieto. El futuro del caso depende del amor de las abuelas.

1 comentari:

Júlia ha dit...

Bonica història, hi haurem d'anar.